• endemus coworking

¿Godín o emprendedor?


La sociedad en sus múltiples contextos e ideas, nos ha impuesto el hábito de competir entre nosotros, buscando superar o ser mejor que el otro, lo cual es totalmente equivocado. En el caso del ámbito laboral, no es un secreto que desde hace un largo tiempo existe una guerra silenciosa entre godínez y emprendedores, o al menos eso nos han hecho creer.


El estilo de trabajo que cada persona escoge es muy importante. Realmente no existe uno por encima del otro, ya que ambos perfiles profesionales se necesitan y son fundamentales.


Como ya lo hemos mencionado en el anterior blog, una persona emprendedora es aquella que le da inicio a su propio negocio o empresa. Tal vez en los comienzos de la misma, el emprendedor se las juega solo, pero una vez que tiene su proyecto bien consolidado y grande, requiere de otros (empleados) para que siga desarrollándose y funcionando.


Por otro lado, la gente que etiquetamos como godínez, son aquellos que eligen desarrollarse profesionalmente en grandes corporaciones. Su deseo es crecer y escalar dentro de una empresa, lo cual no es incorrecto y es totalmente respetable.


En la actualidad, el concepto de emprendimiento lo hemos enaltecido, mostrando orgullosamente a quienes se lanzan a crear algo extraordinario y beneficioso. Pero al mismo tiempo hemos manchado mucho el concepto godín, traduciéndolo como inconformidad e insuficiencia. Nuevamente recalcamos que la importancia de ambos es grande. En los dos casos, emprendedores como godínez, forman parte de una empresa de la que se requiere mucho trabajo y compromiso.


De cualquier lado, siendo dueño de negocio o asalariado, se tienen ventajas y desventajas, deja te las platicamos un poquito más a detalle.


Ser parte del reto emprendedor, te beneficia al tener tu autonomía e ir construyendo tu libertad financiera, así como la que todos soñamos. También aporta a tu crecimiento personal y te da una estabilidad en tu empleo. Por otra parte, hay que estar conscientes que las desventajas que podemos encontrar son: la incertidumbre, la falta de horario laboral, más trabajo duro y algo de riesgo financiero.


En otro punto, tener una vida godín te da la ventaja de tener un sueldo seguro, prestaciones de ley, días de descanso y oportunidades de crecimiento; todo en una misma empresa. Y como no todo puede ser bueno, también tiene sus inconvenientes, como: vida de rutina, agotamiento, vida social reducida, entre otros.


Si seguimos analizando cada panorama, seguiremos encontrando cosas buenas como malas. Lo importante y fundamental que queremos hacerte entender, mi estimado lector, es que el perfil profesional que tu elijas, que sea por que te gusta y los disfrutes, sólo eso.


Si gustas agregar tu opinión acerca de este tema, estaremos honrados de leerte en los comentarios.